Formándonos para informar

Nuestro compromiso con este blog y con el tema que en él se desarrolla nos ha llevado esta semana a dar un nuevo paso. Y esta vez, no ha sido precisamente pidiendo opiniones o testimonios. En esta ocasión, hemos querido formarnos a nosotras mismas y aprender, desde un punto de vista diferente: qué significan las cosas, por qué la Iglesia considera que determinadas acciones no son adecuadas y de qué manera se tratan diversos temas controvertidos entre los jóvenes.

     En este curso hemos abierto nuestra mente para conocer una realidad que muchas veces no se nos transmite, pero que nos ayuda a entender el mundo en el que vivimos y el sentido de nuestras palabras y actitudes, y que ahora estamos dispuestas a compartir con todos vosotros.

     El curso comenzaba dejándonos clara la diferencia entre ética y moral, la primera la que determina lo que está bien y lo que está mal, la segunda la que condiciona nuestro comportamiento. Este es uno de los puntos clave para abordar cualquier aspecto que cree polémica, dado que nos permitirá comprender la diversidad de pensamientos y lo que de ellos se deriva. Para entendernos mejor, he aquí un par de ejemplos: mientras algunas personas creen que un embrión no llega a ser humano hasta que cumple noventa días, otras consideran que lo es desde el momento de la fecundación.

    La formación que hemos recibido ha sido amplia y enriquecedora, pues nos ha permitido dialogar acerca de asuntos muy comunes y que nos crean mucha incertidumbre a los jóvenes, pero que en repetidas ocasiones no encontramos el momento ni el modo de tratarlos.  Entre ellos, algunos de los más fructíferos han sido: el aborto, la eutanasia, la reproducción asistida y la investigación con embriones.

     Por ello, consideramos importante aclarar qué dice exactamente la ciencia y qué opina la Iglesia al respecto, qué sabe la sociedad según lo que le hacen llegar y qué significa realmente lo que le ocultan, etc. Con el deseo de poder ser útiles a otras personas en nuestra situación, abordaremos cada uno de los temas, comenzando en esta entrada con algunas pinceladas sobre el aborto. Asimismo os adelantamos que en la próxima semana nos acercaremos a nuevos voluntarios para que nos den sus razonamientos al respecto, así como a un especialista que nos proporcione un punto de vista objetivo.

jea

Alumnos de la formación. Fuente: Juniors Escola d’Animadors

     Pues sí, el aborto es uno de los temas que durante estos últimos años ha estado presente entre los representantes de los partidos políticos, entre los que nos gobiernan, además de estar entre la gente, en la calle, donde con toda libertad se ha manifestado tanto el SÍ al aborto como el SÍ a la vida. Y es que las últimas reformas, mejor dicho, intento de reformas, han reabierto la discusión sobre el aborto.

     Si recurrimos a definir el aborto hay mil maneras de hacerlo, pero en pocas ocasiones nos atrevemos a decir que “aborto” significa muerte prematura. Puede ser voluntario o involuntario, se puede llevar a cabo a través de diferentes métodos, y aunque no queramos aceptarlo, es una realidad violenta. Una realidad violenta que se acerca a los más jóvenes, a los que cada día les resulta más fácil acceder a estos métodos que les permiten abortar.

     Tal vez nos debamos preguntar si la forma en la que se presenta a los jóvenes dichos métodos es la adecuada, o si quien recurre a ellos está informado de todos los efectos que pueden derivarse de su decisión. Nos podemos cuestionar también si estas situaciones en la que una joven decide abortar han de llegar a tal extremo. Porque por H o por B, el aborto suele ofrecerse como la salida más rápida ante un problema como el embarazo no deseado.

     Haciendo referencia al aspecto legal del aborto, respecto al cual podemos estar en contra o a favor, hay situaciones que los que apoyan el derecho al aborto no engloban. En primer lugar, no se ha planteado hasta dónde llega la libertad de la mujer y la libertad del bebé, ya que lo de que “la libertad de uno acaba donde empieza la libertad del otro” no queda muy claro en este caso.

     Pero, además, pese a que en ciertas ocasiones suele ensalzarse a aquellos que permiten a la mujer, como dueña de su propio cuerpo, deshacerse de todo aquello que le molesta o le impide seguir el rumbo que ella misma desea marcar, esas personas que todo lo permiten no suelen preocuparse por los efectos secundarios. Es decir, el marco legal no regula las consecuencias psicológicas que devienen del aborto ni tiene en cuenta al padre en ningún momento.

Virgilio González imparte la formación a los asistentes. Fuente: Juniors Escola d'Animadors

Virgilio González imparte la formación a los asistentes. Fuente: Juniors Escola d’Animadors

     Si repasamos la teoría, ¿el cigoto es solo un montón de células o es un ser humano desde la fecundación? Sea lo que sea, ningún científico puede rebatir que desde el momento de la fecundación hay vida, la cual desemboca en una persona humana, como ya conocemos; por lo tanto, deberíamos reconsiderar qué significa para nosotros la eliminación de la vida.

     Por todo esto, quizás necesitemos ser más coherentes con nosotros mismos. ¿Qué sentido tiene que a los 16 años nuestros padres deban firmar las autorizaciones del colegio para que podamos ir de excursión, que no podamos votar en las elecciones ni consumir alcohol, pero sí abortar sin necesidad de consentimiento? Aparentemente, hay algo en nuestro sistema que no cuadra.

         Hasta aquí la presentación del taller al que acudimos. Agradecemos a Juniors Escola d’Animadors (JEA) por su tiempo y dedicación en esta importante labor de formar a los jóvenes y os invitamos a todos a continuar con esta experiencia en nuestras futuras publicaciones. Seguimos el jueves con el tema al que hoy hemos dado cabida.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experiencias. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Formándonos para informar

  1. Ruth dijo:

    Hola, daros la enhorabuena por vuestra valentía ante la creación de este blog. Creo que os he seguido desde el inicio, un título muy sugerente que pronto me llamo la atención.
    Introducir el tema de la religión hoy, en nuestras conversaciones, no suele ser muy común y menos por gente tan joven como la que habéis participado en los videos e imágenes.
    Es bonito que se pueda hablar sobre religión, sobre la existencia de Dios, sobre si es o no es vida un embrión y no centrar o mejor limitar la religión a los pocos temas sensacionalistas y que venden titulares en los medios de comunicación.

    Me gusta

  2. Manu dijo:

    Esta publicación hace que los jovenes reflexionemos sobre que hariamos si nos encontraramos en esa situacion, que pasaria, como reaccionariam nuestras familias…pienso que para completar el articulo estaria bien conocer varias viviencias de jovenes que hayan pasado por esta situacion.

    Gracias!!! Espero vuestro proximo artículo.

    Me gusta

  3. Adrián dijo:

    Creo que es fantástico abordar este tema y que los jovenes creyentes tengamos el valor de demostrar con pequeños gestos que Dios existe y nos ama, tanto que nos dió la libertad incluso para que creamos o no en Él.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s